INTRODUCCIÓN

 

Las máquinas facilitan el trabajo del ser humano. Sirven para aplicar ventajosamente las fuerzas, aumentándolas casi siempre. Las máquinas no crean trabajo, solamente lo transmiten o transforman, pero de tal manera que nos hacen mas fácil nuestro trabajo.

Los primeros seres humanos que existieron hace muchos miles de años se inventaron las primeras herramientas. Debían de ser simples palos o largos huesos con los que se defendían o cazaban. Seguramente, los primeros instrumentos inventados por el ser humano serían el martillo y el hacha (golpear y cortar), destacando la gran utilidad que supuso el invento de la rueda (intenta imaginar una máquina que no cuente de algún modo con un canto rodado).

Puedes clasificar las herramientas agrupándolas según los oficios o trabajos en que se utilizan. Conoces herramientas de agricultor, de carpintero, de mecánico, de albañil, etc.

También las puedes clasificar según el uso a que se destinan. Conoces herramientas para cortar, golpear, agujerear, sujetar, etc.

Las máquinas mas sencillas inventadas hace muchos años son las palancas, poleas, planos inclinados, cuñas, etc.

Cualquier máquina está formada por una serie de máquinas simples acopladas. En una máquina de escribir, desde que se aprieta una tecla hasta que salta la letra sobre el papel, el movimiento se transmite por una serie de palancas, engranajes y/o resortes. También el ordenador es una máquina que sirve para escribir entre otras cosas.