abuelo1
De niño vi una vela en el mar, su rumbo quise seguir;
el día que creía llegar cruzó otra meta ante mí.
La vida es una ambición que no conoce final,
dirá la desilusión que siempre se puede más.
En la alta cumbre verde lució el árbol puesto por mí,
nevó en las ramas, tanto nevó, que ya no sé si viví.
Yo tuve sólo un amor, aquel que dejé escapar...
Si fue tan bello y pasó ¡dejadme ahora soñar!
De niño vi una vela en el mar...
¡Dejadme ahora soñar!



imprimid realizad comentad
abuelo2

Coros Infantiles del Colegio
Samaniego
(Vitoria)