El agua se formó , hace cuatro mil quinientos millones de años, la Tierra era una bola de magma en fusión con cientos de volcanes activos en su superficie. El magma, cargado de gases con vapor de agua, emergió a la superficie gracias a las constantes erupciones. Luego la Tierra se enfrió, el vapor de agua se condensó y cayó nuevamente en forma de lluvia; así comenzó el ciclo del agua . La lluvia llenó las depresiones del planeta y creó los océanos.

Mil millones de años después, en los océanos se reunieron las sustancias químicas que darían origen a la vida : metano, hidrógeno y agua. La abundancia de agua facilita la vida y su escasez la hace muy difícil.

 
 

El planeta que nos acoge es agua en las ¾ partes de su superficie. Nosotros mismos, nuestros cuerpos son agua en una proporción del 80%. Nuestras lágrimas son agua. Un mundo sin agua no es posible.

Sólo el 2.5% del agua en el mundo es agua dulce. El 80% se utiliza con fines agrícolas e industriales y el 20% para consumo humano. Cada año disminuyen las reservas naturales mientras aumenta la población y la demanda. El Banco Mundial calcula que en el año 2025 se necesitará un 58% más de agua dulce de la que habrá disponible. Estas cifras condenan a millones de seres humanos a la muerte. Un simple dato: cuatro mil niños mueren al día por beber agua en mal estado.

El agua, en todas sus formas, es un bien común y su acceso un derecho humano fundamental e inalienable. Y mientras se contaminan y degradan nuestros ríos y ecosistemas el desierto avanza… El cuidado del agua es un reto común , cuidemos el agua.

 
 
 

volver menú principal...