Las 4 estaciones

¿Qué son?

Dependiendo de la latitud y de la altura sobre el nivel del mar en unas u otras regiones de la Tierra se producen cambios meteorológicos a lo largo del año en mayor o menor medida. En los  trópicos  y cerca del  Ecuador  los cambios son pequeños y en cambio son notables en las zonas geográficas de latitudes medias.

Los cambios climáticos producidos en la Tierra a lo largo del año, relacionados con cambios en la radiación solar, en la flora y fauna, en el régimen de precipitaciones, agua, nieve... etc. producen cuatro periodos estacionales (o estaciones del año) con características bien definidas en cada una de ellas.

En la primavera (prime + vera = buen tiempo), desde el 20 de marzo hasta el 20 de junio en el  hemisferio - norte  , los días duran más que las noches y es el periodo de transición entre el invierno (frío y húmedo) y el verano (caluroso y seco). En el hemisferio sur se da en los meses de septiembre, octubre y noviembre. Las temperaturas se vuelven cálidas después del invierno, la vegetación florece y la luminosidad diurna es mayor. La primavera es una estación llena de vida, de luz y color. En primavera aparecen las  crías  de los animales, mariposas e insectos salen de sus  letargos  . Animales y plantas celebran esta estación que sucede al frío invierno y son muchas las celebraciones dadas en sus fechas como por ejemplo la fiesta japonesa de los  cerezos en flor  en la cual es costumbre ir a los parques para hacer "hanami" que quiere decir "mirar flores".

El verano (veranum = tiempo de campos verdes), desde el 21 de junio hasta el 23 de septiembre en el  hemisferio - norte  , se caracteriza por tener los días más largos y las temperaturas más altas. En el hemisferio sur se da en los meses de diciembre, enero y febrero. Es el periodo vacacional por excelencia, cuando llega el verano nuestras energías se activan y nos sentimos más alegres y activos. El sol resplandece, el aire es caliente y seco, el agua fresca... todo nos invita a la vida al aire libre. Es una época de fiestas y celebraciones frecuentes destacando entre todas las  hogueras de San Juan  con las que se celebra la llegada del verano en muchos lugares de Europa.

En otoño (autumnus = disminución del verdor), desde el 23 de septiembre hasta el 21 de diciembre en el  hemisferio - norte  , los días se acortan, las temperaturas bajan y aparecen vientos y lluvias. Las hojas de los árboles amarillean cogiendo tonos marrones hasta que se secan y caen cubriendo los campos de mantos de hojarasca. En el hemisferio sur se da en los meses de marzo, abril y mayo. En ambos hemisferios el otoño es la estación de las cosechas (maíz, girasol, uva) y de las emigraciones de aves. En sentido figurado el otoño representa la vejez. De los verdes intensos del verano se pasa al amarillo, naranja, ocre, marrón... una gama de colores que da una belleza singular a parques y jardines, campos y bosques. En otoño comenzamos a preparar la ropa abrigada para un invierno que se acerca.

El invierno (hibernum = tiempo frío y campo sin verdor), desde el 21 de diciembre hasta el 20 de marzo en el  hemisferio - norte  , es la estación del frío y la nieve. Los días son más cortos y las noches más largas. Si la sandía es un fruto típico del verano, las nueces y membrillos de otoño y los frutos secos o higos secos lo son típicos de invierno. En el hemisferio sur se da en los meses de junio, julio y agosto. En invierno se celebran las  fiestas navideñas  que marcan el fin de año y comienzo de año nuevo. Es una estación relacionada con el abrigo, las tormentas y el recogimiento.

¿Qué las produce?

El eje de rotación terrestre tiene una inclinación de 23º sobre el cual gira la Tierra en un movimiento de rotación sobre sí misma dando lugar al día y la noche según las partes expuestas al Sol. Al mismo tiempo la Tierra gira alrededor del Sol dentro de una órbita elíptica dando lugar a las estaciones del año según la forma de incidir las radiaciones solares en la superficie terrestre que varían en función de la oblicuidad con que se producen dada la inclinación del eje de rotación terrestre y la situación del planeta a lo largo de su traslación alrededor del Sol.

En este momento, por ejemplo, en el hemisferio norte es verano porque los rayos solares inciden más perpendicularmente sobre esta parte del planeta concentrándose mas la radiación solar, lo cual produce un aumento de las temperaturas. En cambio, en el hemisferio sur es invierno porque la incidencia de los rayos solares sobre la Tierra es más oblicua haciendo que se disperse más su energía y calor, produciéndose un descenso de las temperaturas. Cuando la Tierra se sitúe en el otro extremo de su elíptica ocurrirá justamente lo contrario. Es decir, la mayor cantidad de calor (verano) no se produce por una mayor proximidad al Sol (que de hecho es poco relevante) sino por una mayor perpendicularidad en la incidencia de las radiaciones solares (mayor concentración de calor) (A).



Cuando la incidencia es más oblicua o inclinada (invierno)(B) las radiaciones solares quedan más dispersadas y su energía y calor más expandido sobre la superficie terrestre dando lugar a bajadas de temperatura.



El movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol dura un año y según va variando la posición de la Tierra respecto del Sol se van sucediendo las estaciones del año cada tres meses aproximadamente. También se producen en nuestro planeta dos movimientos más (  precesión y nutación  ) que influyen en este fenómeno.



En su desplazamiento alrededor del Sol (  traslación  ) la Tierra queda expuesta a sus radiaciones de forma distinta, siendo estas más intensas cuando el ángulo de incidencia es más vertical y menos intensas cuando la incidencia se da con un ángulo más oblicuo. Observad en estas imágenes como transcurre el año en el hemisferio norte (marzo - junio - septiembre - diciembre) (primavera - verano - otoño - invierno) y como varía la posición de la Tierra respecto al Sol.



¿Qué consecuencias?

Todos los seres vivos interaccionan con el medio. Si su entorno sufre alteraciones, todas las formas de vida denotan esos cambios. Los cambios estacionales implican variaciones de temperatura, de luz solar, de humedad atmosférica, de clima... etc. y todo ello da lugar a variaciones en la vegetación, en la producción agrícola y ganadera, en los horarios laborales de unos y otros, en los tiempos vacacionales. Según el hemisferio en que estemos y según la posición de la Tierra respecto del Sol en su movimiento de traslación, estaremos en una u otra estación, con unas u otras condiciones climatológicas. Observad abajo las variaciones de la posición de la Tierra respecto del Sol y las variaciones estacionales en uno u otro hemisferio.

primavera
verano
otoño
invierno

Estas variaciones térmicas y climáticas dan lugar a zonas geográficas terrestres bien diferenciadas; una cálida en la zona intertropical, dos templadas en las latitudes medias de ambos hemisferios y dos frías o polares. Ello es debido a las variaciones de las radiaciones solares según el lugar geográfico en que se producen y a medida que la Tierra se mueve alrededor del Sol,  traslación  o sobre sí misma,  rotación  .

Observad como la diferencia climática condiciona toda forma de vida sobre la Tierra, así como el relieve, las cantidades de agua disponibles, la vida vegetal y animal así como las posibilidades y condiciones de vida humana.


InterPeques actividades educativas web